Últimas Noticias
recent

¿Es bueno dejar propina?

Navegando por la red me tope con esto y me di cuenta que tan ciego he sido....interesante lectura aqui se las dejo...

Cuando lo conocí lo primero que se me vino a la mente fue la cara de mamón que tiene, por lo que el acercamiento fue con cierto recelo, coincidimos en conferencias y cursos, aparte el trabajo en el mismo edificio, horarios de comida, etc. En ciertas ideas coincidíamos, pero el es… mas radical, con la convivencia vino la amistad y la confianza. Me di cuenta que él no es de propinas, de dejarlas, al “viene viene” un respetuoso gracias (que creo les ha de sonar a mentada); al empacador, “gracias”; al mesero del restaurante, “gracias”; al despachador de gasolina, “gracias”; no dejaba propina ni siquiera cuando traía alcohol en la sangre, esperaba su cambio y lo reclamaba, por supuesto que la carrilla era segura, “inche codo” era lo menos que le decíamos. (no era codo, pues salíamos bastante a comer y a parrandear y no se ponía a hacer cuentas de a cuanto nos tocaba) y los demás dejábamos la propina.

Un buen día en un receso del Diplomado al que acudíamos fuimos al Mc Donaln´s cercano, él pidió una nieve y yo un café, por las dos cosas fueron unos cuarenta pesos, los productos nos los llevo a los sillones una guapa y amable señorita (presumo); al momento de partir deje diez pesos; en el instante en que salíamos ese ojete los agarra y me dice “no mames cabrón como vas a dejar eso”, yo ya había dado unos pasos y me quede con cara de… pues quien sabe que pinche cara, tomó los diez pesos y se los embolso. Me quede e s t u p e n d e n j o.

La plática al lugar de conferencias fue más o menos así:

-La verdad, sí se me hacia que diez pesos era poco, pero lo que le seguía eran veinte y se me hacia mucho pues la cuenta fue de cuarenta pesos, y… no manches, pero no dejarle nada…
-No, tocayo, no, no es que sea poco o mucho, es que no tienes porque dejarles propina.
-Pero nos atendió bien ¿porque nuca dejas propina, inche codo? No ganamos tan mal, y además cuanto crees que gane ella, ochocientos semanales y de propinas otros doscientos o cuatrocientos, si bien le va.
-No es por el dinero que ganamos o que le damos, yo sé que al de la gasolina no le alcanza con su sueldo y su propina.
-¿Entonces? Yo dejo propina y les doy porque siento que es poco y es como un extra, no una obligación, pero sí ayudas a los canijos que trabajan y les mal pagan ¿no?
-¡Exacto pinche tocayo!, con tus pinches diez pesitos estas ayudando a los patrones, no al trabajador, lo ayudas a que el trabajador se conforme y no vea que lo están explotando, tienen necesidad y venden su trabajo a un precio ridículo, cuando se supone que el que vende regula el precio de acuerdo a la oferta, sabe que le van a pagar poco pero su enajenada mentesita, como la tuya, piensa “no pues me pagan ochocientos mas cuatrocientos que gane de propina ya la hice”, entonces se conforma con el miserable sueldo que le da el patrón, tu crees que el pinche McDonalds, Sanborns, y esas empresas, ¿no tienen para pagarle un salario digno?

Yo asentía y escuchaba

-Pero como el trabajador sabe que van a haber otros que le complementen lo que el patrón no le da, es por eso que no le exige, en cambio esa exigencia sí es para el consumidor, si no les dejas propina te hacen malas caras, ¡como si tú tuvieras la culpa de su salario!, por eso no hay que dejarles propina, para que tengan conciencia de que están siendo explotados, para que le exijan a los que deben exigirles, y despierten de su enajenamiento. Y ten tus diez pesos, que te alcanza para un café en otro changarro.

Hecha esa arenga, entramos a clase y nunca mas le dije que dejara propina, ahora cada que dejo propina siento como si ayudara al patrón a explotar al cabrón que me sonríe obligado por la promesa de una incierta propina.

Fuente: Hazme el chingado favor.
Francisco Bretón

Francisco Bretón

Totalmente desquiciado, un poco loco y de todo un poco...Geek, Genio incomprendido, Blogger, Otaku extremo, 100% Androide y amante de los Deportes

1 comentario:

  1. Wow, nunca había reflexionado al respecto y está en todo lo cierto. Aunque la costumbre es mucha, cambiaré mi paradigma sobre las propinas...

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.